Se suicida en Nueva York un financiero francés tras escándalo de pirámides de Madoff en wall street

El financiero francés Thierry de la Villehuchet, cofundador de la firma Access International, se suicidó este martes en su oficina de Nueva York tras haber perdido más de mil millones de euros de sus clientes a través de Bernard Madoff, informó el periódico “La Tribune”.

Villehuchet, de 65 años, se quitó la vida esta mañana al no poder soportar la presión que le provocaba el haber hecho perder a sus inversores sumas multimillonarias por confiar en Bernard Madoff, presunto estafador financiero que hizo desaparecer unos 50 mil millones de dólares.

Desde hace una semana buscaba la manera de recuperar el dinero que sus clientes le había confiado, explica uno de sus allegados en declaraciones a “La Tribune”, quien añade que “es el adiós de alguien al que no se le podía reprochar nada” porque “tomaba todas las diligencias necesarias en su campo”.

“Lo cierto es que todo el mundo quería invertir en Madoff, considerado por todos como AAA, es decir, de absoluta seguridad”, agrega.

TeleSUR – / Efe-/IM
Anuncios

Bush anuncia plan de rescate: US$ 17 millones para sector automotriz

El presidente de EE.UU., George W. Bush, durante la rueda de prensa ayer en el salón Roosevelt, en la Casa Blanca, en Washington DC.

El presidente de EE.UU., George W. Bush, durante la rueda de prensa ayer en el salón Roosevelt, en la Casa Blanca, en Washington DC.

FOTO: AP

El presidente de EE.UU., George W. Bush, durante la rueda de prensa ayer en el salón Roosevelt, en la Casa Blanca, en Washington DC.

El sector automotriz de EE.UU. recibirá más de US$ 17 millones para evitar su colapso.

EFE
WASHINGTON/EE.UU.

General Motors y Chrysler, las dos empresas automotrices en peor situación financiera en Estados Unidos, tendrán acceso a 17.400 millones en préstamos del Gobierno, según un plan que ayer fue presentado, someramente, por el presidente George W. Bush.

El mandatario afirmó que el dinero del plan, que tiene como objetivo evitar el colapso del sector del motor en EE.UU., procederá de los 700.000 millones de dólares de ayudas, reservados para el rescate del sector financiero.

Bush no ofreció detalles durante su discurso de cuánto dinero recibirán GM y Chrysler, pero funcionarios de la Casa Blanca indicaron que a los dos fabricantes se les entregarán de forma inmediata 13.400 millones de dólares en préstamos y otros 4.000 millones de dólares estarán disponibles en febrero.
Ford ha dicho que no necesita en estos momentos ayuda financiera, pero pero si ha pedido a Washington una línea de crédito de hasta 9.000 millones de dólares.

Durante su discurso televisado antes de la apertura de los mercados, Bush justificó la decisión de conceder miles de millones de ayudas a los fabricantes de automóviles estadounidenses en vez de permitir que se declaren en quiebra.

“Por el estado actual del sector del automóvil, y de la economía, es improbable que el Capítulo 11 (que regula el proceso de quiebra en Estados Unidos) funcione para los fabricantes estadounidenses en este momento”, argumentó.

Una de las condiciones establecidas por Bush para la concesión de la ayuda financiera es que “si una compañía no presenta un plan de viabilidad antes del 31 de marzo (de 2009), será obligado a devolver los fondos federales”. Bush culpó al Congreso de no llegar a un acuerdo sobre el plan de ayuda para el sector antes de las vacaciones navideñas.

“Esto significa que la única forma de evitar un colapso desordenado es que el poder legislativo actúe. El pueblo estadounidense quiere que las compañías automovilísticas tengan éxito. Y yo también”, dijo.

Bush sostuvo, además, que los préstamos darán tiempo a los fabricantes tres meses para que pongan en marcha planes para reestructurarse en compañías viables.

Además, señaló  que si la reestructuración no puede conseguirse sin declararse en quiebra, los préstamos permitirán que las compañías hagan los preparativos legales y financieros necesarios para un proceso ordenado del Capítulo 11.

Mientras tanto, los tres fabricantes estadounidenses de automóviles (General Motors, Ford y Chrysler) agradecieron la concesión de 17.400 millones de dólares.  “Agradecemos que el Presidente haya extendido un puente financiero en este momento crítico para el sector estadounidense del automóvil y la economía de nuestra nación”, señaló General Motors, el mayor fabricante estadounidense de automóviles,   en un comunicado emitido instantes después de que Bush terminara su anuncio.

Chrysler, que como GM necesita miles de millones de dólares de forma inmediata para mantener sus operaciones, expresó también su satisfacción con la decisión de la Casa Blanca. Su presidente, Bob Nardelli, agradeció “en nombre de los hombres y mujeres de Chrysler” a la administración del presidente Bush y al Departamento del Tesoro por su confianza en la compañía.  “Hemos firmado una carta de intenciones que detalla los requisitos específicos que se deben conseguir”, dijo.

Ford, el segundo fabricante de automóviles estadounidense y que no ha solicitado ayuda financiera a Washington, también expresó su satisfacción por la concesión de ayuda financiera a sus rivales.  “Todos en Ford apreciamos la prudente medida que ha tomado la administración para responder los problemas a corto plazo de liquidez de GM y Chrysler”, destacó Ford.